TÉCNICAS

   La técnica a utilizar para la realización de un mosaico no la debe determinar la temática del mismo. Dependerá  principalmente del gusto personal de la quien realice el encargo y qué se pretenda transmitir con esa técnica, pues algunos parámetros como el color, el tamaño de la tesela, la textura del material... pueden variar completamente en función de la técnica que se use.

   Cualquier fotografía, diseño o dibujo puede interpretarse y trasladarse a mosaico tras un laborioso estudio de sus formas y posterior teselado.

 
 
 
Técnica del Mosaico Romano:
 
   Reproduce fielmente la manera de trabajar de los talleres artesanales del mundo romano.
Los materiales son mármoles y cantos rodados, que se irán cortando en teselas cúbicas de
diferentes tamaños. La elección del material variará principalmente según su color, pero la
dureza y su comportamiento al corte también son factores influyentes.
 
 
Técnica del Mosaico Cerámico:
 
   Basada en el corte y pulido de fragmentos de azulejos, hasta conseguir que cada uno de ellos tenga la forma previamente diseñada. Dada la variada gama de tonos y texturas de los azulejos, no es necesario dar color a ninguno, simplemente bastará con tener una amplia colección y realizar buenas combinaciones en cada uno de los diseños. Uno de estos mosaicos una vez finalizado, genera confusión al contemplarlo a partir de una distancia de 1 m., puesto que llega a confundirse con una pintura al óleo.
Técnica propia y exclusiva de este taller, resultante de las influencias del trencadís, la taracea y las vidrieras.